jueves, enero 19, 2006

Restauración de edificios Mineros en Alemania

[Habitat] Zeche Zollverein; Restauración de los edificios de una antigua mina de carbón (Alemania)


Continuando con la tradición de la compañía minera del carbón se han restaurado o están siendo renovados aproximadamente veinte edificios históricos del complejo minero. Para incentivar el desarrollo de estos edificios se les ha dotado de nuevas funciones destinadas al uso de organizaciones sociales y culturales así como de empresas privadas. Con este fin se incluye en el conjunto un famoso centro de diseño, un salón de actos, estudios para artistas, salas para exposiciones de arte, un taller de escultura metálica, un centro de danza, salas para realizar actividades comunitarias y un restaurante.

Está en proyecto la idea de construir nuevos espacios residenciales, así como la construcción de pequeñas plantas de producción en el barrio colindante. El objetivo primordial del proyecto es implicar a la comunidad vecina de Katernberg en los futuros planes de desarrollo y en las actividades que
tienen lugar en Zeche Zollverein.

  • 1851: Franz Haniel, el pionero en minería fundó la compañía minera de carbón llamada Zeche Zollverein.
  • 1932: Finaliza la construcción de los edificios diseñados por Fritz Schupp y Martin Kremmer en lo que fue la explotación minera más grande, importante y moderna del mundo,
    "Schacht XII".
  • 1986: Cierre de las últimas minas de carbón en Zeche Zollverein; dos mil mineros perdieron su puesto de trabajo.
  • 1988-89: Zeche Zollverein pasa oficialmente a ser propiedad del estado de Renania del Norte-Westphalia, el conjunto se declara monumento nacional protegido arquitectónicamente. Zeche Zollverein Schacht XII se incluye en la lista de proyectos de desarrollo de la Concurso internacional de arquitectura (Internacional Baustellung de Emscher Park (IBA)).
  • 1992: Se terminan las primeras obras de restauración de edificios de Zeche Zollverein y comienzan a realizarse las nuevas actividades.


D E S C R I P C I Ó N

Del pueblo a la unidad vecinal en la ciudad

"Así, di comienzo por mí mismo a la minería en este área, compré varias tierras adecuadas para mis propósitos, así como los derechos sobre unas minas de carbón y uní ambos bajo el nombre de Zollverein."

Con estas palabras describía Franz Haniel, el pionero de la explotación minera, el nacimiento en 1851 de Zeche Zollverein, situado 500 m al oeste del pueblo de Katernberg y 300 m al sur de la línea de ferrocarril Colonia-Minden. La labor histórica de Zeche Zollverein y la historia social de Katernberg comenzaron así un camino en común.

En los años 1860-1920 se construyeron aproximadamente mil seiscientas viviendas en las proximidades de los lugares destinados a la excavación. Haniel, se vio obligado a financiar todo esto ya que la comunidad agraria rural no podía dar alojamiento a la enorme cantidad de recién llegados, quienes, con motivo de la explotación minera, decidieron trasladarse allí, ni tampoco había residentes locales con suficiente capital como para invertir en la construcción de nuevas viviendas.

La expansión de Zeche Zollverein a lo largo de los años, dotó al pueblo de Katernberg de características únicas y alteró radicalmente su identidad anterior de comunidad agraria escasamente poblada. En 1822, la población de Katernberg no contaba con más de 494 habitantes, los cuales se dedicaban en su totalidad a la agricultura. Pasados diez años de la primera extracción de carbón, la población en las áreas adyacentes a la mina había ascendido a 1.495 habitantes. En los años siguientes la población de Katernberg siguió ascendiendo hasta alcanzar en 1910 la cantidad de 20.024 residentes. Katernberg dejó de ser un pueblo meramente agrícola, para pasar a ser un barrio, con una fuerte identidad propia gracias a la industria minera del carbón, de la ciudad de Essen. Por supuesto el Katerngerg de nuestros días es impensable sin Zeche Zollverein.

Sin embargo, el pueblo de Katernberg tiene más historia que la de la explotación minera. Las granjas de Katernberg pertenecían o eran dirigidas en su mayor parte por el obispado de Essen. Por ejemplo, las comunidades de trabajadores de Hegemannshof y Ottenkampkotten se construyeron en tierras de antiguos estados donde se pagaba el diezmo a la iglesia. La antigua estructura agrícola consistía en grupos de granjas, alrededor de los cuales crecieron pequeños asentamientos humanos. La densa concentración de habitantes tuvo lugar únicamente con la construcción de las áreas residenciales de Zeche Zollverein. En nuestros días, muchos nombres de calles en Katernberg recuerdan los nombres de las antiguas granjas.

Poco a poco, las características rurales de Katernberg, se fueron sustituyendo por la red de infraestructura pública que se creó como respuesta a las necesidades de la población, que se iba asentando en las inmediaciones de la mina. Lo que antes eran campos de cultivo se convirtieron en iglesias y escuelas. Cada comunidad de trabajadores representaba una estructura en sí misma, unida no sólo por realizar un trabajo en común, sino también por vivir en comunidad.

Zeche Zollverein se convirtió en un importante foco tanto económico como social para todo el distrito. Se creó una especie de microcosmos en torno a la mina y las áreas residenciales adyacentes. Es muy revelador el hecho de que la construcción de las viviendas de los trabajadores se realizase con ladrillos fabricados en el propio entorno de la mina. Ya a principios de este siglo, se puso en marcha el proyecto educativo en Zollverein con la apertura de una escuela para niños y un taller de cocina para mujeres jóvenes. Desde 1920 se organizan en los centros sociales de Zollverein todo tipo de programas para el entretenimiento público, como pueden ser bibliotecas o actividades relacionadas con el ocio y el tiempo libre. Así, las ganancias económicas de los mineros se vieron gratamente beneficiadas gracias a las actividades culturales realizadas en Zeche.

Gracias a los resultados obtenidos en los dos primeros trabajos de excavación en la mina de Zollverein, comenzó para el distrito de Katernberg un período de prosperidad económica que duró varias décadas, aunque se vio interrumpido ocasionalmente, bien durante períodos de estancamiento transitorios, bien por crisis periódicas. El complejo minero de Zollverein se convirtió, gracias a los continuos avances técnicos y la modernización, en el más avanzado de toda la cuenca del Ruhr. La expansión que experimentó la compañía minera de Zollverein, afectó en gran medida al pueblo de Katernberg, el cual vio ampliadas sus fronteras gracias a la aparición de nuevas comunidades, que se trasladaron a vivir a las proximidades de los nuevos pozos mineros que se iban construyendo.

La compañía minera influyó en la estructura de la comunidad en todos los sentidos de la palabra. Todo el área quedó comunicada por amplias redes de ferrocarril; todavía hoy se conservan algunos restos de vías de las de entonces. Aunque Zollverein constituía una asociación de varias minas distintas, existía una coordinación interna entre los trabajadores, por lo cual las diferentes minas debían quedar intercomunicadas a través de una red ferroviaria y de estaciones de carga y descarga.

Desde 1974, Zollverein quedó como la única mina activa de Essen. Sin embargo, su producción empezó a disminuir drásticamente en los años siguientes, debido a la racionalización, hasta que en 1986 llegó a su fin. Cesó toda producción en Zeche Zollverein y fue declarado monumento arquitectónico protegido y de interés histórico cultural internacional.
Todavía se puede apreciar en el conjunto el desarrollo histórico de la monoestructura. Como consecuencia del cierre de las últimas minas entre los años 1970-87, más de 5300 trabajadores perdieron su empleo. El 80% de los desempleados de Katernberg provienen de la quiebra de la industria minera del carbón.


"Schacht XII": una mina incomparable
A la Zeche Zollverein Schacht XII (duodécima excavación), nunca le han faltado los superlativos. En 1994, una revista de arquitectura calificó los veinte edificios que componían la Schacht XII como "La construcción industrial más noble de todo Alemania." Desde que finalizó su construcción, dirigida por los arquitectosFritz Schupp y Martin Kremmer , ya se conocía como "el complejo minero más bello del mundo." Su producción diaria ascendía a las 12.000 toneladas de carbón, aproximadamente el doble del nivel más alto de producción que existía en esos momentos en la cuenca del Ruhr y casi superaba en cuatro veces su capacidad de producción. Por lo tanto, se podía afirmar que Zollverein era la explotación minera más grande y moderna del mundo.

En la Schacht XII se produjo carbón durante cincuenta largos años, afectando por lo tanto a la vida de la ciudad, pero cuando la actividad minera cesó, toda la grandiosidad del complejo sirvió de muy poco a los habitantes de Katernberg. En 1986, las ruedas de 55 m de alto de la torre de producción, consideradas hitos en toda la industria del carbón de la cuenca del Ruhr, dejaron de funcionar y, como consecuencia, más de 2000 trabajadores en la ciudad de Essen perdieron su empleo. La última misa oficiada para los trabajadores de la mina tuvo lugar la Nochebuena de 1986 en el Pabellón 5, antiguo taller de metales. El maravilloso conjunto de máquinas, ahora en paro, y los edificios de oficinas vacíos corrían el peligro de ser recordadas únicamente como "monumento industrial histórico de rango europeo" (otra de sus grandezas). Sin embargo, seis años después de la última misa oficiada en la Schacht XII, ésta se presentaba con una nueva luz. Una exposición realizada en el ya restaurado Pabellón 5, de los trabajos del escultorUlrich Rückriem , dio paso a una nueva era en la historia de Zollverein, por la cual han apostado numerosas personas e instituciones en Alemania. El 1 de enero de 1998, Zeche Zollverein pasó oficialmente a ser propiedad del estado de Renania del Norte-Westphalia y el conjunto de edificios se declaró monumento nacional, quedando protegida su arquitectura. Un año después se incluye la Schacht XII de Zeche Zollverein , dentro de los programas de desarrollo de la Exposición internacional de arquitectura (Internacionale Baustellung de Emscher Park (IBA)), lo que supuso una ayuda decisiva para el futuro de Schacht XII como monumento industrial.

En el mismo año, el Landesentwicklungsgesellschaft (LEG) (Consejo para el desarrollo del Estado de Renania del Norte-Wesphalia), junto con la ciudad de Essen, fundaron la Corporación de la cooperativa de edificios de Zeche Zollverein (Bauhütte Zeche Zollverein Schacht XII GmbH). La nueva compañía asumió la responsabilidad de restaurar Zollverein y de reciclarlo otorgándole nuevos usos tales como; salas de ensayo, salones de actos, estudios y oficinas, exposiciones de arte y salas de reuniones, los cuales ya se habían producido en el antiguo edificio de la cooperativa de Katernberg. Casi todos los edificios ya se han restaurado, en parte manteniendo su aspecto antiguo y en parte completamente modernizados, como es el caso del Pabellón 12, que era antiguamente donde se clasificaba el carbón.

Lo que atrajo principalmente la atención, tanto nacional como internacional, fue la restauración llevada a cabo en 1994 por el arquitecto inglésNorman Foster de la antigua sala de calderas. Desde entonces se ha instalado ahí el centro del diseño de la región de Renania del Norte-Westphalia, y tal vez ahora les toque el turno a los estudiantes de diseño, ya que el Departamento de Arte y Diseño de la universidad de Essen está considerando la posibilidad de instalarse en la antigua sala de lavado del carbón. Actualmente, en el primer piso del Pabellón 9 se encuentra un restaurante de calidad, el "Casino", que sirve las especialidades gastronómicas locales a los visitantes. Cerca del restaurante se alza un auditorio para grandes acontecimientos y eventos privados, tales como conciertos y conferencias.

En nuestros días, Katernberg ya no es el pueblo minero de antaño, ahora, el norte de Essen se ha convertido en un foco de atracción para las visitas tanto escolares como turistas, para el arte, la cultura, la arquitectura y los expertos en economía. El complejo monumental de Zeche Zollverein atrae cada año a más de 10000 visitantes de todo el mundo.
A pesar de la popularidad adquirida en los últimos tiempos, los urbanistas de Schacht XII no han olvidado a aquellos que tuvieron que apagar sus cascos-linterna por última vez en 1986. Esto queda patente en los nuevos signos de vida que hay en el Pabellón 10, la antigua planta de soldadura.

En 1989 se fundó la Institución para la administración de los proyectos de Essen (EABG), el mismo año que la Corporación de la cooperativa de edificios de Schacht XII estableció sus oficinas. La organización EABG ofrece cursos de formación de dos años, con la consiguiente obtención de un título, para gente que lleve en paro largos períodos de tiempo, facilitando así su reinserción en el campo laboral. Además, estas titulaciones están directamente relacionadas con los campos de actuación de Zeche Zollverein, prueba de ello es que los antiguos trabajadores de la mina, participaron ayudando en la reconstrucción y restauración de los antiguos edificios industriales.
La última de las acciones que representan la magnitud del proyecto es la gran cantidad de marcos alemanes que se han invertido en la reconstrucción de Zeche por Bruselas (Comunidad Europea), Bonn (Gobierno Nacional), Dusseldorf (Estado de Renania del Norte-Westphalia) y Essen. Detrás de toda esta inversión hay grandes expectativas: Zollverein conservará su aspecto externo como signo de identificación de los habitantes de Katernberg, aunque su vida interna cambiará radicalmente. Esto traerá consigo numerosos cambios para el vecindario de Katernberg ya que atraerá nuevas gentes, bien para una visita corta bien para siempre. Lo que significa que esta gente vivirá en Katernberg y comprará en sus tiendas, llevará a sus hijos a los colegios locales y harán nuevas amistades con la gente del barrio. Después del cierre de la mina, Katernberg dejó de ser un distrito dependiente del carbón. En los campos mineros está emergiendo una nueva vida y, como ocurrió en el pasado, cambiará la vida de Katernberg.

Oportunidades y potenciales
El distrito de Katernberg tiene acceso a numerosas parcelas que podrían ser incorporadas de muchas maneras a la reestructuración de la localidad. Este hecho no es muy frecuente y es lo que diferencia a Katernberg de otros muchos municipios de Alemania.

En su gran mayoría, estas tierras estaban ligadas directa o indirectamente a la explotación minera y, por lo tanto, ahora podrían quedar disponibles para otros usos. Se ha investigado cualquier indicio de su posible contaminación debida a sus anteriores usos así como las formalidades necesarias para la adquisición de las propiedades de la industria minera.

Se ha establecido una comisión especial dentro del Consejo de planeamiento de la ciudad para conseguir este cambio de propiedad en el caso de la gran extensión de terreno que rodea la antigua planta de cocción. En el caso de las pequeñas parcelas de terreno sin planificar, antes utilizadas para la minería, este procedimiento podrá llevarse a cabo con mayor rapidez.

Tanto los terrenos más grandes como los más pequeños suponen una gran oportunidad para las áreas residenciales así como para la ciudad en su conjunto. Estas nuevas oportunidades incluyen la mejora de la infraestructura de la ciudad, la construcción de nuevas áreas residenciales y de parques, y el desarrollo de pequeños espacios para los negocios, el arte y la cultura.

La tarea de reciclaje llevada a cabo en la Schacht XII de Zeche Zollverein es uno de los ejemplos más impresionantes de reutilización de un espacio en desuso, en este caso de una mina antigua. Sin descontar el hecho de que se han conseguido generar nuevos empleos para la gente del distrito, gracias a los nuevos usos que se les ha dado a los edificios de la antigua explotación minera.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada