lunes, agosto 01, 2011

Probamos el Tesla ....



Pues así, casi sin esperarlo, tuvimos la oportunidad de probar (0)  uno de los pocos coches de la marca Californiana ubicada en Silicon Valley que ya  ruedan por nuestro país. Gracias a la amabilidad de Sam Hunter, su representante para la Península  Ibérica, pudimos experimentar las sensaciones que ofrece esta discreta bestia de 288 CV y propulsión exclusivamente eléctrica.


Aparte de la sensación de estar sentado en un deportivo radical, con prestaciones equivalentes a las de un Ferrari, lo mas notable que percibimos fué la sensación producida por su motor eléctrico, algo completamente nuevo y diferente a vehículo alguno que hayamos probado hasta el momento.

Un motor que embriaga con su aceleración, pues siempre pide mas, empuja con un impresionante par y da las sensación de que aquello no termina nunca, pues por otro lado, aquí no hay caja de cambios. ¿Y los frenos? Muy bien gracias, y además ni se requiere su uso muchas veces, tal es el poder de retención del motor eléctrico al levantar el pie del acelerador. Dicho con palabras de Sam, es como un "scalextric", pero de verdad.



En cuanto al resto de las características del Tesla Roadster, modelo que probamos,  no vamos a entra a detallarlas pues se describen con todo lujo de detalles en la web oficial de la compañíaÚnicamente decir que carrocería y chasis se basan en algunos modelos de Lotus, fabricante que ensambla el vehículo para Europa.
Nicola Tesla

¿Porque hablamos hoy de esto en una página de patrimonio industrial? Bueno, pues por varias razones:

La primera es que probar este coche es algo "extraordinario" que nos ha ocurrido en primera persona. El Tesla es todo un laboratorio rodante, pues la empresa dispone de una tecnología y métodos de producción propios en los que gigantes como Toyota o Daimler-Benz ya se han interesado, participando incluso en su capital. De hecho, el nuevo "Smart" Eléctrico incorpora tecnología Tesla, con lo que esto no ha hecho más que empezar.

La segunda sería nuestra forma de recordar a ese genio que fue Nicola Tesla. Es de reconocer que muchos años después de su muerte en el olvido, una marca haya recogido con orgullo su nombre para desarrollar nuevas tecnologías basadas en aquellas que Nicola ideó.


La Torre Tesla, obra de Nicola Tesla, padre de la corriente alterna, construcción a la que probablemente alude el logotipo de la marca

En cuanto a los coches elécticos, aun veremos muchos sistemas de propulsión, siguiendo un fenómeno similar al que vivimos cuando surgieron  los vídeos grabadores (UMatic, VHS, Beta, V2000, etc...)

De híbridos a eléctricos puros, como este, pasando por motores de hidrógeno o eléctricos con generador auxiliar, tal como propone la poderosa General Motors, son varias las soluciones que irán desarrollandose, triunfando y fracansando en los próximos treinta años. Igual cabe decir del mundo de las energías renovables que habrán de soportarlos y de la determinación de cual deba ser la mejor fuente.(1)

Con esto cerramos, seguiremos escribiendo en breve sobre esta nueva industria y la impronta que poco a poco nos irá dejando. Por el momento, nos ha pasado como con el chiste de Kim Bassinger en la isla desierta... teníamos que contarlo, tal ha sido la impresión que nos ha causado "tocar el futuro".



Bookmark and Share


(0) Gracias a Carmen y Sam Hunter por su colaboración.
(1) Se habla estos días de la energía térmica solar directa. Una iniciativa interesante y limpia de verdad, e la que participan las CCAA de Cy León y Madrid. Por cierto, la arquitectura industrial que desarrollan ofrece instalaciones de diseño muy interesante.

2 comentarios:

  1. Anónimo10:14 a. m.

    Sam se parece, pero no. De la Rosa ta mas vieyu. Ahora marchase a la F1

    ResponderEliminar