miércoles, mayo 03, 2006

Hunosa cuenta ya con 82 mujeres que trabajan en el interior de los pozos

La empresa tiene 186 empleadas, el 5,5 de su personal. La contratación femenina aumentó con las nuevas incorporaciones para equilibrar la plantilla

Hunosa tiene en plantilla 186 mujeres, lo que representa tan sólo el 5,5 por ciento del total de 3.378 trabajadores con los que cuenta la empresa hullera. El centro laboral en los que más mujeres desarrollan su trabajo son las oficinas centrales de Oviedo, que cuentan con 44 empleadas. Dentro de los pozos mineros, destaca por encima de todos el Sotón, en el que trabajan 27. Tras él se sitúan los pozos María Luisa y Santiago, con 21 trabajadoras, y Carrio y San Nicolás, con 16. Del total de las 186 empleadas de la empresa carbonera, 82 son mineras de interior y 32, mineras de exterior.

Siete de los diez primeros trabajadores contratados por Hunosa para corregir la desviación de plantilla del anterior plan de empresa son mujeres. Sin embargo, siguen siendo una abrumadora minoría dentro de la compañía hullera estatal. De los 3.378 empleados que Hunosa tiene en la actualidad, tan sólo 186 son mujeres, el 5,5 por ciento del total. La mayoría de ellas, 104, realiza tareas «de exterior», que van desde los trabajos de oficina e ingenierías al mantenimiento de instalaciones y maquinaria. El resto, 82, trabaja en el interior de los ocho pozos de la empresa.

El centro de trabajo de Hunosa con mayor número de mujeres, 44, es la sede central que la empresa tiene en la avenida de Galicia de Oviedo. Le siguen el pozo Sotón, en El Entrego (27 empleadas), los pozos María Luisa y Santiago, en Ciaño y Caborana, respectivamente (21 trabajadoras) y los pozos Carrio, en Laviana, y San Nicolás, en Ablaña (Mieres), con 16 mineras. La explotación con menor número de personal femenino es Montsacro, en Morcín, en el que tan sólo trabaja una mujer haciendo labores de exterior. En la presentación de los primeros cursos de formación del nuevo plan minero, el director general del área de minería de Hunosa, Claudio Álvarez, destacó el «papel cada vez más relevante que está adquiriendo la mujer en Hunosa».

Las mujeres comenzaron a trabajar en los pozos mineros hace relativamente poco tiempo, en 1996, gracias a una sentencia del Tribunal Constitucional. La mujer que luchó para conseguir este derecho es la langreana Concepción Rodríguez, que ahora trabaja en el centro de formación que la empresa tiene en Sama. Concepción se presentó, junto a otras compañeras, a las pruebas de selección de Hunosa en 1986. Tras superarlas, la hullera rechazó su ingreso esgrimiendo la Carta Social Europea de 1897, que prohibía a las mujeres y los niños el trabajo en el interior de las minas. «Es comprensible que en aquella época, con esas condiciones de trabajo, se negara el trabajo a las mujeres. Pero no en la actualidad», explica. La lucha judicial comenzó en 1987. «Vengo de una familia de mineros y no comprendía por qué rechazaban mi entrada», continúa Rodríguez.

Hunosa suponía para ella «una oportunidad muy buena de conseguir un puesto de trabajo fijo, con un buen sueldo». En 1996, casi diez años después, el Constitucional estimó que Hunosa incumplía el artículo 14 de la Constitución, que estipula que «los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social». Según Concepción Rodríguez, «durante el tiempo que trabajé de peón, no me sentí nunca discriminada».

Quien no ha tenido tantas dificultades para entrar en la compañía minera ha sido María Jesús Augusto. Se encuentra en etapa formativa, previa al trabajo en los pozos. Hija de un minero fallecido en accidente de trabajo, forma parte del denominado colectivo de preferencia absoluta. Tras trabajar como secretaria, no desperdició la oportunidad de encontrar trabajo en Hunosa. Según Augusto, lo mejor de su futuro puesto de trabajo es «que se trata de un empleo fijo», algo muy difícil de conseguir hoy, más aún siendo mujer. «Este trabajo me ayudará mucho a sacar a mi familia adelante», concluye.


Luisma DÍAZ. LNE

1 comentario:

  1. Anónimo10:21 a. m.

    82 mujeres que van a ver cómo, año tras año, sus salarios crecen menos que los de sus compañeros, pero que en el momento que sus jefes las necesiten para actuar de florero en un evento de empresa, las situarán a su derecha e izquierda, mientras repiten la manida frase del señor Iturrate - Director de RRHH de la empresa - "el futuro de Hunosa pasa por las mujeres". Aún les queda mucho trabajo por hacer.

    ResponderEliminar