martes, marzo 13, 2007

Roma: Centrale Montemartini



Lo moderno es renovar, reutilizar, aprovechar lo existente, no destruir para construir. Las sociedades y paises que optan por esta última opción pensamos que no han madurado, no han entrado en la nueva sociedad post industrial, no han entendido sus claves.

Despues de otros notables ejemplos, Italia, marca la pauta de lo sorprendente, quizás por lo facil, por lo obvio, lo que paradojicamente lo hace extraordinario. Un buen ejemplo para nuestros gobernantes y empresarios. [Equipo Texeo]


Fuente: Comune di Roma

La historia del nuevo centro expositivo de los Musei Capitolini en la antigua Central Termoeléctrica Giovanni Montemartini, ejemplo fantástico de arqueología industrial reconvertido en sede museística, se inició en 1997 con el traslado de centenares de esculturas debido al cierre por reestructuración de amplios espacios del complejo capitolino.




Para vaciar los espacios del Museo del Palazzo dei Conservatori, Museo Nuovo e Braccio Nuovo y evitar que el público se viera privado de estas obras, en 1997, se inauguró la exposición “Máquinas y dioses” en las salas rehabilitadas de la primera central eléctrica pública romana para acercar dos mundos diametralmente opuestos: la arqueología clásica y la industrial.



Con un sugerente juego de contrastes, junto a las antiguas máquinas de la central se exponían por primera vez obras maestras de la escultura antigua y valiosos hallazgos arqueológicos descubiertos a finales del siglo XIX y en la década de 1930, con reconstrucciones de grandes complejos monumentales y la ilustración del desarrollo de la ciudad antigua de la época republicana hasta finales del periodo imperial.

La adaptación de la central para convertirla en museo, la restauración de las máquinas y la sección didáctica del sector arqueoindustrial han corrido a cargo de Acea.



El espléndido espacio museístico, al principio concebido como temporal, cuando una parte de las esculturas fue devuelta al Capitolio en 2005 tras concluir las obras, se convirtió en sede permanente de las colecciones de más reciente adquisición de los Musei Capitolini.

En los nuevos espacios se continúa experimentando nuevas soluciones expositivas buscando un acercamiento científico a los hallazgos arqueológicos. El acercamiento de obras procedentes de un mismo contexto permite volver a conectar el museo con el antiguo tejido urbano.

El propio museo forma parte de un ambicioso proyecto de recalificación de la zona Ostiense Marconi que prevé convertir en polo cultural el área más antigua de industrialización de Roma.


Además de la Central eléctrica Montemartini, el proyecto abarca el Mattatoio, el Gazometro, estructuras portuarias, la antigua Mira Lanza e los antiguos Mercados Generales y prevé concluir la construcción de nuevos espacios para la Universidad Roma Tre y la realización de la Ciudad de las Ciencias.





>>Más información





1 comentario:

  1. Anónimo12:25 a. m.

    Oye tu, igualito que lo que harán con la Térmica de Avilés: convertirla en escombros.

    El menor de cinco.

    ResponderEliminar