jueves, mayo 31, 2007

En el nombre de Mónica


El que esto escribe se decanta por mantener la pintada de la que nos habla el artículo. Hay que restaurar, pero tan importante como eso es mantener el alma de las cosas y en este caso la pintada, que no conozco directamente, encierra mucho simbolismo, más aún cuando la gente la ha hecho suya.


Vía Málagahoy.es. Victoriano Moreno 30/05/2007 12:23 J. A. Navarro Arias. MÁLAGA.

La Mónica. Cualquier malagueño, a poco que conozca su ciudad, sabe que éste es el nombre que recibe una de las más populares chimeneas que recuerdan al pasado industrial malagueño. Concretamente la de la antigua fábrica de plomo, que se encuentra en el Paseo Marítimo Antonio Banderas a la altura de Los Guindos. En la actualidad, esta construcción de ladrillos se encuentra recubierta de andamios, pues va a ser sometida a un proceso de restauración. El debate ciudadano se centra en si debe conservar o no, la inscripción que popularmente le da nombre: Mónica.

El origen de esta pintada se desconoce, su autor también. Los malagueños sólo se hacen eco de la leyenda urbana que circula, la cuál dice que alguien escribió ese nombre por amor. Como sea, varias generaciones han conocido la chimenea de la antigua fábrica de plomo con una inscripción en letras blancas a casi cien metros de altura. Sin embargo, esta imagen cambiará en pocos meses. La restauración contempla devolver a la chimenea a su estado primigenio que, obviamente, no incluía la palabra Mónica.

Esta intervención, como casi todas, tiene sus defensores y sus retractores. El profesor de Bellas Artes de la Universidad de Málaga (UMA) Carlos Miranda es partidario de no eliminar la pintada, pues considera que forma parte del patrimonio colectivo y, por tanto, debería mantenerse. Pero dentro del propio ente académico, se pueden escuchar voces contrarias a esta teoría. El profesor de Patrimonio Industrial Francisco Rodríguez Marín ve la historia de la pintada de la chimenea como un simple acto de vandalismo. Este experto, de hecho, prefiere llamar a la instalación como "la chimenea de Los Guindos o de la fábrica de plomo".

En la calle, según los ciudadanos que de forma aleatoria ha encuestado este periódico, existe unanimidad en favor de mantener el graffiti de Mónica. Tanto el camarero del chiringuito Escribano (Manolo), el hombre que regenta el puesto de helados (Cándido Pérez), el barrendero de Limasa de la zona (José Miguel Vargas) o algunos bañistas como Ana Ruiz, Antonia Fuentes y Carmen Gómez, piensan igual. El argumento que esgrimen estos partidarios de conservar la palabra Mónica en la chimenea es el mismo: "Lleva ahí toda la vida". Esto refuerza la teoría del profesor Miranda, que cree que no es sólo patrimonio lo que consideramos como tal, sino que existen objetos y expresiones que forman parte de la memoria colectiva y que también deberían recuperarse.

Como sea, la palabra Mónica será eliminada en breve. "El debate nunca ha existido, está pensado eliminar la pintada igual que los graffitis que existen en la base de la chimenea. El objetivo es llevarla a su estado original", explica Oscar Ortega, arquitecto del proyecto. En la actualidad, la chimenea ya está andamiada y se ha realizado la obra de integración en el paseo. El siguiente paso será intervenir sobre su fachada. Según explica Ortega, en primer lugar, se va a dar un tratamiento de chorro de vapor de agua o arena para limpiar el exterior de la chimenea. Posteriormente, se repondrán las partes de los ladrillos que estén rotos.

El trabajo de restauración va a ser laborioso pues, para devolver a la chimenea a su estado natural, será necesario desmontar las zonas que estén en malas condiciones. La intervención más complicada se realizará en su zona superior, donde hace algunos años hubo que desmontar una parte por riesgo de derrumbe. Por ello, una vez terminada la restauración, la chimenea de la antigua fábrica de plomo recuperará sus 104 metros de altura. La chimenea la coronará una tapadera para que no entre agua y un pararrayos.

El proyecto lo está realizando la constructora Hermanos Campano, la compañía adjudicataria de las obras del tejado de la Catedral. La inversión que realizará el Consistorio será de 506.936,81 euros, según reza en un cartel que la Gerencia de Urbanismo tiene en el propio paseo marítimo. Sobre los plazos de actuación, el objetivo es terminar la obra a finales del mes de julio, por lo que a final de verano lucirá la chimenea en todo su esplendor, como a finales del siglo XIX. Entonces, la historia de Mónica será sólo eso, una historia.

3 comentarios:

  1. Anónimo11:23 p. m.

    http://blogcyl.patrimoniocastillayleon.org/patrimonioindustrial/archives/60

    ResponderEliminar
  2. sinpapeles4:57 p. m.

    es curioso que defiendan el carácter de memoria de la pintada con el nombre de mónica y no defiendan la memoria de los cientos de malagueños que se dejaron los pulmones con el plomo de la fábrica, alimentando la chimenea. también que se defienda la chimenea así aislada del contexto como si fuera una escultura más de esa que ponen ahora en las glorietas, que no hayan abierto la boca con los restos de otros edificios de la fábrica que se eliminaron recientemente.
    Esa defensa "romántica" de la pintada de mónica es a mi juicio fruto de una modernidad que le viene muy bien al pepé: de nuevo un gesto aislado con el que ocultar o reescribir la historia. De hecho la restauración de la chimenea de los guindos finaliza y llevará una placa recordando la anécdota de mónica, pero ni una palabrita de la clase obrera malagueña que, aún diezmada, levantó la ciudad en la feroz posguerra.
    Con estos maestros, menuda escuela!

    ResponderEliminar
  3. Sinpapeles tiene un punto de vista que en parte compartimos, y es que la memoria de las personas es importante,claro que lo es, y esta chimenea lo representa. Lo de Monica es anecdotico, lo dice el propio articulo, pero ha contribuido a que la chimenea sea aceptada y se salve. En cuanto al resto, desde esta página nos cuidamos de hacer valoraciones políticas pues, además, entre nosotros hay "de todo", afortunadamente.

    ResponderEliminar