domingo, noviembre 30, 2008

¿Por qué nos gusta Barruelo?




Hace una semana, quienes hacemos regularmente MONSACRO.NET visitamos "Barruelo de Santullan", con un acompañante invitado. Lo que a cada uno supuso esa visita hemos querido traerlo hoy como prolegómeno de lo que serán una serie de artículos sobre aquel fascinante lugar, hoy sumido en el olvido pese las loables iniciativas puestas en marcha: Museo Minero y Mina Visitable.


Estas son las crónicas:



LA DESCRIPCION
" Se accede a Barruelo de Santullán a través de una larga y llana recta, que desde la meseta se interna en los primeros valles de la cordillera cantábrica. Desde hace años, nos dejamos caer por Barruelo una o dos veces al año, en primavera y en otoño. Es la primera parada de una ruta, que por el sur de la cordillera, nos lleva a visitar los pueblos mineros del norte de Palencia y León. Barruelo, San Cebrián, Tarilonte, Guardo, Velilla, Besande… Hasta Villablino y Caboalles.

Todos son lugares que, a los que nos gusta la Arqueología Industrial y Minera, podríamos pasar meses fotografiando, investigando, hablando con sus gentes y recorriendo sus pequeñas minas de montaña. Además está el ferrocarril de La Robla que anima mucho, y tienen una cecina…

Pero Barruelo tiene algo más. Aquí se ha detenido el tiempo, se cerró la mina y todo ha quedado casi como estaba. Se respira una atmósfera que es una mezcla de paz, añoranza y abandono. Caminando por sus callejones, continuamente se van viendo diferentes aspectos de su zona industrial, tal como era hace muchos años, cuando las locomotoras de vapor recorrían el valle.

La carretera de entrada va paralela al ferrocarril de vía ancha Barruelo-Quintanilla, por el que antes salía el carbón. Al llegar al pueblo hay un paso a nivel, la vía entra en el lavadero de carbón, hay que aparcar el coche. Hacia la derecha sale la carretera que nos lleva a la Mina Visitable, también a al derecha pero andando entre calles, está el Museo Minero. Vamos hacia el lavadero y nos encontramos el Ferrobus de ABUAF, guardado en su cochera transparente, esperando a que se ponga en marcha el tren turístico "Montaña Palentina". Cerca del Ferrobus podemos ver un vagón de bordes altos, metálico y con garita, muy parecido a los de "la Robla" pero de vía ancha, queda muy bien para la foto y crea ambiente ferroviario-minero.

Unos pocos metros después llegamos a la estación, un magnífico edificio que daba entrada al lavadero-cargadero de carbón, a nuestra izquierda y arriba está el pozo Calero, el más emblemático de Barruelo, con castillete de piedra de sillería y unos edificios anexos de ladrillo, el lavadero nuevo y sus cintas transportadoras cruzándose en el aire, las dos chimeneas de ladrillo y el impresionante edificio de la antigua central eléctrica. Todo ello sería más que suficiente para que se instalara allí el mejor museo de la minería... Esto ocurriría si estuviésemos en Alemania. Pero hay mucho más; el lavadero viejo, los restos de planos inclinados, el hospital, el cuartel, los colegios, todo al más puro estilo minero del siglo pasado y del anterior…""

Julio Herrero - Mungia




EL DESCUBRIMIENTO
" Cuando conocí a Julio, me hablaba con entusiasmo del norte de Palencia y León, de sus trenes en invierno, y del interés que tenían aquellos lugares. Uno, que es de letras, se crió rodeado de siderurgia y talleres y siempre vivió el misterio de lo que ocultaban las verjas de Ensidesa, lugar de acceso vetado por la edad que entonces tenia el que esto escribe.

Desde entonces, las fabricas, las minas, los trenes, los barcos y todo lo que rodea a la industria se convirtieron en objeto de interés, en descubrimiento permanente, dando lugar - junto con las curiosidades de otros- al nacimiento y supervivencia de esta página.

Volviendo a Palencia y León, lugares antes desconocidos para mí como: Guardo, Velilla del Rio Carrión, Sabero, y el ferrocarril de la Robla, aparecieron en mi vida y con no poca fascinación.

Si bien tenia una vaga idea de su existencia, en lo que respecta al carbón solo conocía las explotaciones mineras asturianas y no imaginaba ni por asomo la relevancia histórica y social de estos lugares.

Así las cosas y en ese afán de descubrir, mi primera impresión de Barruelo fue la de un magnifico escenario, una maqueta ferroviaria e industrial dormida que recuerda las muchas que he visto en estos años. Un lugar que debería ofrecer un gran potencial turístico si sus actuales propietarios vieran en él una fuente de ingresos turísticos pues la "escenografía" del lugar es impresionante. Un lugar en todo caso a proteger.

La segunda impresión fue más humana. La historia de aquel lugar, de su vida , de sus vicisitudes e importancia en la vida económica de nuestro país... En esto fue revelatoria la charla que mantuvimos con Fernando Cuevas, su entusiasmo, el interés puesto en reconstruir la historia desde la identidad individual de quienes la hicieron posible y que ha dejado plasmado en su obra "El Pozo Calero", mi libro de cabecera durante la pasada semana.

Barruelo de Santullan es "mucho". Gracias Julio por habérmelo descubierto. Gracias Honorino por tu constancia, y por lo que a mi respecta, adelanto que este lugar será una fuente de contenidos constantes para esta página.

Fernando Soler - Salinas





LA CRONICA
""Los pasados días 22 y 23 de Noviembre, el grupo de Monsacro.net, Julio, Fernando, Diego y Norino, visitamos la antigua zona minera del Valle de Santullán.

Hicimos noche en Aguilar de Campoó, capital del Románico Palentino. Me sorprendió de ella sus enormes soportales de piedra y de madera, sus palacios, sus casonas medievales, sus Puertas, su Monasterio (Santa María La Real), su Castillo, en fin toda ella puede considerarse como un gran museo al aire libre.

Algo que también me llamó la atención fue que encontré la ciudad muy viva, con mucho ambiente, no es la ciudad vieja que nos presentan sus vetustos edificios.

Barruelo nos recuerda lo que no hace mucho fue un pueblo minero e industrial de primer orden. Lo que queda son las ruinas de lo que fue, restos de la Estación, de la Central Eléctrica, del Lavadero, de las Oficinas, bocaminas, barracones, talleres….etc., nos hablan de tiempos mejores.

Su Museo Minero, muy bonito y completo nos da una idea de cómo fue la historia y la vida en el Valle de Santullán. Atendido por Fernando Cuevas, un lujo de guía, nos adentró en la vida minera y la historia de Barruelo. Nos sorprendió con sus ganas de enseñar lo que fue la minería en el Valle, con su trabajo de investigación, sus álbumes de fotos antiguas… un 10 para Fernando.

En fin un viaje provechoso, una zona muy bonita y sobre todo en muy buena compañía."

Honorino Ruiz - Riosa



EL VIAJE

"He de reconocer que me ha costado comenzar a escribir mi visión de esta escapada de inmersión en la arqueología industrial, posiblemente porque no me he parado un momento a pensar en lo especial que ha sido hasta ahora; posiblemente porque, aunque lo sepa, no me había parado el tiempo suficiente a recrearme en la suerte que tengo de tener un hermano como Fernando.

El viaje para mi empezó el lunes, pues desde ese día mi agente de viajes particular se empeñó en que no me perdiera una escapada organizada por Monsacro.net a la que se me invitaba en plan cliente VIP. Parece mentira, pero la respuesta no fue inmediata y se hizo esperar hasta el jueves por la noche en la que solté la tan manida frase de "Si, quiero".

A partir de ese momento los acontecimientos se desencadenan a velocidad de vértigo, pequeño, pero vértigo. Salimos camino de Aguilar provistos de la más moderna tecnología para visitar una tecnología no tan moderna. El camino hasta allá de noche se hizo ameno y me permitió descubrir las maravillas de los cambios automáticos, secuenciales, deportivos "S", levas de cambio y todo ello acompañado por una dulce melodía muy pegadiza, ¡si es posible, cambie de sentido, por favor!.

Llegada y encuentro con la "Dirección" de Monsacro, que nos acompaña a pasear por un desconocido y sorprendente Aguilar de Campo, reino de los soportales y murallas, remanso de paz y punto de partida de la excursión industrial del día siguiente.

Tras el consabido café de la mañana salimos hacia Barruelo de Santullan. El recorrido lo hacemos por una carreterita pegada a una vía de tren semi en desuso con una vista idílica, con grandes espacios. La llegada a nuestro foco de interés es rápida y me llama la atención la pasión de mis tres acompañantes al observar un montón de edificios semiderruidos que antaño fueron una explotación minera importante, y me hace pensar que ciego estoy y cuantas cosas interesantes voy a aprender en este viaje.

El Museo de la Minería es una sorpresa para mí, que museo tan cuidado para un pueblo tan pequeño ahora, pero de pasado mucho mas bullicioso. Empiezo a empaparme de términos, a ver la mina de otra forma, a hacerme una idea de todo lo que acarreaba montar una mina en un pueblo pequeño, con todas las infraestructuras que conllevaba y con el desarrollo impresionante que durante los casi cien años que estuvo en explotación supuso para el pueblo.

El hacerme una idea, el montarme una película de cómo debía ser, de entender aunque sea mínimamente la dureza del trabajo en la mina y de su funcionamiento, se la debo sin duda a las explicaciones de Honorino delante de la maqueta con el corte del pozo y a los continuos comentarios que tanto Julio, como Fernando y el propio Honorino hacen constantemente de todo lo que les rodea. Me repito, pero me contagian su entusiasmo e interés al oírles hablar y verles fotografiar todos los rincones de los edificios de la antigua explotación minera.

Pero no nos engañemos, lo mío son los paisajes, la naturaleza, las nubes, la luz de otoño; y nos encontrábamos rodeados de un paisaje precioso, una luz maravillosa y unas nubes cambiantes que llenaban el cielo pero dejaban pasar los rayos del sol. Todo ello con un viento que soplaba fuerte a ratos y te purificaba y la suerte de ver un precioso arco iris. Paisaje que ha cambiado en las últimas 24 horas, pues las fuertes nevadas caídas por el norte lo han cubierto de nieve, convirtiendo a nuestra pequeña vía de tren en la autentica línea del Transiberiano.""

Diego Soler - Madrid



Viajeros y "Tinta"


Más información:


Próxima información a publicar:
  • Videos de Barruelo
  • Canal de Orbó
  • Otros artículos



Ver mapa más grande




Consultar enlaces de interés sobre "patrimonio industrial y arqueología industrial"
Votar noticia en ¡Meneame!



Technorati Profile

2 comentarios:

  1. Fue una pena no poder ir con vosotros. El próximo sí, que no me lo pierdo.
    Saludos para todos.

    Carlos Alosno

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:44 a. m.

    No visitasteis las instalaciones férreas? Pues el ferrocarril es patrimonio también. =)

    ResponderEliminar