lunes, mayo 25, 2009

Salvar al Teatro Bretón de Salamanca


Desde esta página apoyamos el manifiesto en favor de la conservación de este edificio, ahora que ya se ha concedido licencia de derribo, manifiesto que aquí reproducimos

La Plataforma Cultural, “SALVEMOS EL TEATRO BRETÓN”, en nombre de los colectivos y personas que la conforman, y en nombre, también, de muchos otros ciudadanos que nos han mostrado su adhesión, quiere manifestar públicamente su rotundo rechazo a la desaparición del histórico Teatro Bretón.

En el año 2003, se cerraba un espacio teatral de excepción. Un espacio que desde el siglo XVI, según reza en la documentación existente, se venía dedicando al teatro. El primitivo “Corral de Comedias”, a cielo abierto, el después ya conocido como “Teatro del Hospital” y posteriormente, en el siglo XIX, el Gran Teatro Bretón (en honor al ilustre músico salmantino, nacido a pocos metros, en la calle de la Alegría), se han ido sucediendo en este mismo lugar, en edificios de mejor o peor fortuna. Muchos han sido los eventos históricos que han acontecido en este espacio a lo largo de los siglos. Como muchos, los espectáculos exhibidos en sus respectivos escenarios, desde conciertos, zarzuelas y otras actuaciones musicales, hasta bailes de carnaval, recitales poéticos o jornadas de boxeo y lucha libre. Sin olvidar, por supuesto, el teatro y el cine...

Por desgracia, a los salmantinos nos quedan ya muy pocos lugares en los que reconocernos, en los que identificarnos, lugares que guarden nuestra memoria histórica: la memoria de todos. El Gran Teatro Bretón es uno de esos lugares y puede que, después de tantas perdidas, sea el último gran referente que nos queda en Salamanca. En el Gran Teatro Bretón continúa latiendo el alma original que le dio sentido. Y es ese alma, o impronta, la que percibimos los ciudadanos que luchamos por su conservación. El valor arquitectónico, en este caso, es secundario.

La implicación activa de las distintas instituciones: locales, autonómicas y nacionales en la conservación de estos referentes de identidad ciudadana es, por lo tanto, OBLIGATORIA, incluso aunque estos referentes sean de titularidad privada. No vale ahora, cuando el derribo es casi inminente, salir al paso con negociaciones de última hora, cara a la galería y para cubrirse las espaldas. Tiempo ha habido más que suficiente para que, después de modificar la calificación urbanística, el Ayuntamiento entablara con los dueños las negociaciones pertinentes y para que la Junta de Castilla y León hubiese dotado al edificio de la protección adecuada, o para que el Gobierno Central, a través del los Ministerios de Cultura y de Vivienda, se hubiese involucrado activamente en su conservación, como lo ha hecho con otros teatros españoles.

El Teatro Bretón no sobra en Salamanca. No sobra, porque en Salamanca sigue faltando un espacio que albergue la producción propia, un espacio en el que las personas y los grupos, en el ámbito de las Artes Escénicas, puedan desarrollar con dignidad sus actividades. La culta Salamanca no puede permitirse el lujo de perder a sus creadores, como ahora los está perdiendo. Pese a lo que públicamente digan nuestros políticos locales, el Liceo y el CAEM no dan respuesta a estas necesidades.

Por todo lo anteriormente expuesto, un NO ROTUNDO A LA DESAPARICIÓN DEL TEATRO BRETÓN. Salvemos al Teatro Bretón como nuestros antepasados lo salvaron en su día.

¡NO A LA DEMOLICIÓN DEL GRAN TEATRO BRETÓN!
¡ARRIBA EL TELÓN, QUE SIGA EL ESPECTÁCULO!








1 comentario:

  1. Anónimo11:25 a. m.

    ya lo han tirado:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2009/05/26/castillayleon/1243344406.html



    José Manuel Blanco | Salamanca
    Actualizado miércoles 27/05/2009 11:23 horas


    El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Salamanca ha paralizado de forma cautelar el derribo del Teatro Bretón, después de que la empresa propietaria empezará a tirarlo abajo con las primeras luces del día.

    La causa de la paralización no tiene que ver con el valor artístico del inmueble, sino con una sentencia sobre la construcción de una piscina ilegal en una zona verde que construyó la empresa Santher, propietaria del Teatro, en Villamayor de la Armuña y que le impide realizar trabajos en Salamanca durante un año.

    La juez titular de dicho juzgado ha convocado el próximo jueves a la empresa y los denunciantes a una vista oral, en la que se decidirá si se autoriza continuar con el derribo o lo paraliza hasta que se cumpla el plazo de la sentencia anterior.

    Las asociaciones vecinales, Izquierda Unida y Los Verdes Foro de Izquierdas pusieron el recurso a las 9 de la mañana de este martes al ver cómo avanzaban los trabajos de demolición.

    A las 11 del a mañana, la jueza emitió el auto. Después, y según denuncia el PSOE, la Policía Local tardó más de una hora en hacerlo cumplir.

    En ese tiempo, diversos miembros de las asociaciones denunciantes intentaron detener la acción de las máquinas, que continuaban trabajando, provocando momentos de fuerte tensión.

    El recurso también se basa en que existe un expediente presentado por Ciudadanos en Defensa del Patrimonio ante la Junta de Castilla y León para que el Teatro Bretón sea declarado BIC, que ha provocado que el Servicio Territorial de la Junta de Castilla y León solicitara un informe justificativo de los valores y singularidad que concurren en el inmueble, por si reúne las características y relevancia necesaria para alcanzar la categoría de Bien de Interés Cultural, según lo previsto en la Ley 12/2002 de Patrimonio Cultural de Castilla y León

    Las obras de derribo han comenzado por la fachada de la Plaza de San Román y las retroexcavadoras han derribado un importante porcentaje del Teatro Bretón.

    El Ayuntamiento de Salamanca concedió permiso a la empresa Santher a mediados de mayo para derribar el edificio, después de que fracasaran las negociaciones que los propietarios mantuvieron con Caja Duero y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez para comprar el edificio y darle un destino cultural. Sin embargo, el futuro de esos terreros será acoger una residencia de ancianos y un parking privado.

    ResponderEliminar